El Cilindro de Marboré

El Cilindro de Marboré

Este fin de semana, hemos ascendido al Cilindro de Marboré de 3.328 msnm y como aun teníamos fuerzas nos acercaremos al Pitón 3.194 msnm. Ya de entrada  solo decir que ha sido  precioso.

Para esta excursión había que pasar la noche en el refugio de Goriz, y como la aproximación la hicimos  el sábado  y disponíamos de casi todo el día, decidimos subir  por las clavijas de Cotatuero; estas como ya explique  en mi relato anterior, son  muy aéreas y te pueden causar algún problema de miedos etc,  pues bien en esta ocasión éramos unos 20 de los cuales algunos no las habían hecho nunca, así que la incertidumbre  al ir acercándonos era como poco, preocupante, los que ya teníamos un poco de experiencia le íbamos quitando hierro al asunto con el fin de tranquilizar los ánimos. Llegamos al punto de  las clavijas verticales, y tras ponernos los arneses y revisar que todo estuviese correcto, procedimos al ataque, íbamos combinando una persona  que ya las había pasado  con otra que  era su primera vez,  y de esta guisa, casi sin pensar las hubimos pasado, no sin descarga de adrenalina, porque los  que se estrenaban no las tenían todas consigo hasta que hubimos llegado a la plataforma del final, una vez allí todos coincidían en lo mismo que era más el miedo a lo desconocido que la realidad, pero no dejemos de lado que estamos atados a una pared en algunos momentos casi vertical de una caída libre de  más de 1000 metros, como poco hay que tener  precaución.

Llegamos a la cascada de Cotatuero y como estábamos exhausto por la descarga de adrenalina, ya no esperamos más y nos quedamos a tomar un bocado, una vez recuperados, empezamos la subida hacia el circo de Cotatuero, durante un rato  vamos por el lado izquierdo del circo  disfrutando de las vistas, con el arroyo a nuestra derecha, en  la mitad del circo aproximadamente cruzamos el arroyo y empezamos a ascender por la ladera derecha del circo, no sin esfuerzo, llegamos a lo que sería la falda del monte Tobacor, a partir de aquí iríamos rodeándolo dejándolo a nuestra izquierda, teniendo a nuestra derecha las cortadas que rodean la Pradera del Valle de Benasque, precioso…..  sin comentarios.

Tras rodear casi en su totalidad el monte, llegamos a las inmediaciones de Goriz, pero en medio nos queda el barranco, que debemos sortear subiendo un poco  más hasta alcanzar el circo, una especie de llano, y así poder bajar sin dificultades hasta el refugio, llegamos  una media hora más tarde de lo que teníamos previsto, pero muy contentos porque lo que habíamos visto merecía la pena.

Tras aposentarnos a la espera de la cena, tenemos que abrigarnos porque la temperatura ha bajado una barbaridad. Despues de una cena rica  y abundante, nos retiramos porque la idea era madrugar para afrontar el reto del Cilindro.

Por la mañana comprobamos que la temperatura ha seguido bajando, incluso  vemos que hay escarcha en los alrededores del refugio, confiamos que  suban las temperaturas a lo largo del día, pero como el camino que debemos coger esta en zona umbría, esto será, lo de la subida de las temperaturas,  bastante avanzada  la mañana.

Sin prisa pero sin pausa y a paso cansino-montañero, llegamos al Lago Helado, zona donde ya vemos el sol, y además punto de bifurcación  de los montañeros que van  al Cilindro o al Monte Perdido. Tras una parada para tomar aliento y alimento, nos preparamos para atacar el Cilindro; empezamos la subida por una zona de pedriza (piedra pequeña suelta) bastante vertical, que en algunos pasos se iba para atrás, y tras superarla ya estábamos en el collado, a un lado el Cilindro y al otro el Pitón.

Lo primero que hay que superar es  una zona de trepada por una chimenea, los compañeros mas expertos suben los primeros para lanzar una cuerda con el  fin de si no se  consigue agarre podamos utilizarla, con más miedo que otra cosa, me toca subir, y veo que si tienes calma y cabeza, encuentras agarres y que una vez  en medio de la chimenea no hay mucho peligro de caída porque  tienes puntos de apoyo, tras superar esto se sigue subiendo, en algunos tramos ves  el precipicio a ambos lados del camino, en otras hay que extremar la precaución, porque hay piedra suelta que es  peligrosa en caso de resbalar, y así sin tregua y con un poco de precaución por no decir un poco de miedo, llegamos a un paso de unos cuatro metros pero que de tanto subir y bajar casi no tiene agarres, veo por donde se ponen unos  montañeros que bajan, y con los ánimos que me da mi compañero, procedo a subir, aunque casi no hay agarres al final me voy cogiendo de aquí y de allá, y al final del tramo una mano amiga me presta su ayuda y  tramo superado; Crees que esto es el final, pero no….., cuando llegas a otra especie de collado, te das cuenta de que tienes todavía por delante un lomo muy ancho y cómodo de andar y finalmente una subida que por las características también parece cómoda; ¡¡¡¡¡Por fin…..!!!!! La cima del Cilindro, no me lo puedo creer, porque  en contra de mis predicciones no estaba hecha polvo como es habitual en mi….jajajaja.

La Cima, disfrutamos de un día claro y límpido, no en vano hacia un aire helador que nos tenía a todos encogidos, pero estos nos permitió   tener unas vistas espectaculares, miraras por donde miraras, las cámaras de foto echaban humo las tarjetas de memoria casi se agotan, nos hicimos la foto de grupo y tras esto procedimos a  nombrar señora de los tresmiles a Marina, por ser su primer tresmil, siguiendo con la tradición montañera.

Tras identificar lo que nos rodeaba allá estaba el Taillon, el Marbore, con su loma que puede albergar un batallón, el Casco, etc. En la cima del Perdido se veían como hormiguitas infinidad de montañeros que Iban y venían, también se les veía bajar y subir por la escupidera como si de una procesión fuera.

Bajamos, primer obstáculo lo superamos con una cuerda,  sin dificultad, luego vamos con mucha precaución por la arista, hasta llegar a las chimeneas primeras las cuales hay que hacer rapel, o bajar como poco bien asidos a la cuerda, uno tras  otro y ayudándonos, llegamos todos sin novedad al acollado, y mientras esperamos a que nos reunamos todos, subimos al Pitón, desde el cual tenemos una vista excelente de los compañeros que todavía están  por la roca.

Nos queda la bajada hasta el Lago Helado por la zona de pedriza, aquí dos compañeros piden permiso para hacer el Perdido, y allá van como una exhalación, los demás lo tomamos con calma, la bajada es dificultosa, porque  no todo el trozo es piedra suelta de la que puedes bajar deslizando, si no que hay   tramos con solo arena y allí  puedes caer, pero  más o menos rápido unos antes que otros llegamos al final de la zona, el Lago Helado.

 Sin demora nos quitamos las piedras  que habían entrado en la bota, y para abajo, el grupo se dividió en dos, los que van más rápido, y los otros, dentro de este ultimo también una vez pasadas las zonas de riesgo también nos distanciamos  y llegamos al refugio de Goriz en tres tandas.

Cuando terminabamos de comer, llegaron los compañeros que habian subido al Perdido, por lo poco que han tardado  suponemos que han ido a «toa-marcha» . Recogemos todos los enseres y  nos vamos vía Cola de Caballo, al llegar a las clavijas, como todas, para bajar son más peligrosas que para subir,  el grupo vuelve a agruparse para ayudarnos los unos a los otros, fueron bajando no sin cierta dificultad, pero cuando me toca, me dio un tirón en el cuádriceps y a pesar que me di masajes, no se quitaba, como tenía miedo de que volviese a fallar la pierna me quede parada un buen rato, pero me  avisan que Agustín se había ido con Mª José por el camino, a si que tomé la decisión de volverme e ir por este, sabia decisión, sin dificultad y poco a poco quitándoseme el dolor de pierna, llegamos abajo  solo con 10 minutos de diferencia con respecto al grupo de las clavijas.

Descansados en la Cola de Caballo, tomamos camino abajo ya casi sin disfrutar del paisaje, porque veíamos que nos quedaba mucho y que era ya tarde, aunque alguna fotografía aun hicimos, a las  cascadas de las Gradas de Soaso y una última foto al circo de la cola de Caballo con el Perdido allá en lo alto.

Ya en la pradera, nos reagrupamos cogimos el autobús y en Trola nos despedimos, porque íbamos en coches particulares. Los de nuestro coche llegamos sobre las 22 horas a casa, y……………muy cansados, pero muy contentos por lo que habíamos realizado…………….nos despedimos. ¡¡¡¡¡Hasta la Próxima!!!!!

He puesto fotos en Picasa

 

 

 

 


Artículos relacionados

Raquetas por Cuello Gordo

 El autobús nos  dejo en la pista que va desde Nerin a Cuello Arenas, como la carretera estaba limpia de

Raquetas de nieve por Ardones

El 29 de Marzo de 2015 un grupo de 22 senderistas de Montañeros de Aragón de Barbastro nos fuimos de

De Beranuy a la Ermita de Sis, domingo 24 de noviembre

Para este próximo domingo, nos vamos de nuevo a la Ribagorza, os proponemos un precioso recorrido desde Beranuy a la

Sin comentarios

Escribe un comentario
No hay comentarios

Escribe un comentario

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies