Entre la espada y la pared

Entre la espada y la pared

 

 

images

Hace cuatro años escribía el prólogo de un Ebook en el que pretendía hacer memoria de mi trayectoria personal, reflejada en su título: “Experiencias de una vida en la montaña , la aventura y el deporte”.

En ese prólogo hacía mención expresa a los clubes de montaña como ámbito seguro donde formarse y donde proyectar, de manera benévola y voluntaria, todo el caudal de experiencias y logros que a lo largo de los años es normal ir acumulando.

Recuerdo que en 1974, con tan sólo catorce años fui acogido en mi club, Montañeros de Aragón de Barbastro, como alumno de un curso de iniciación al montañismo y en absoluto sospechaba que aquel grupo de adultos veteranos se iba a convertir en mi familia, en mi segunda casa y con paso muy firme empecé a recorrer senderos de la mano de unos maestros que lo fueron más allá de la práctica deportiva . Aquello era una escuela de valores y una tabla salvadora para cualquier adolescente que se dejara aconsejar.

En las excursiones colectivas observaba cómo debía llevarse el ritmo de marcha en un grupo, sabiamente pausado para que nadie se sintiera excluido del disfrute colectivo. No imaginaba que de esta manera y después de unos años sabría encabezar la fila de una excursión o una clase de cursillo siguiendo pautas lógicas y prudentes de la forma más natural.

El club era una escuela en la que aprender a manejar el piolet y los crampones en neveros; después vendrían los esquís en travesías invernales y a través de él se me abrían cursos específicos también de escalada en roca porque ya en los años sesenta la Federación Aragonesa había creado la Escuela Aragonesa de Montaña. Casi sin darme cuenta, a mediados de los ochenta me ví de alumno haciendo cursos de monitor de iniciación, escalada o esquí de montaña y después, en los noventa, me vi capaz y seguro para conducir yo mismo alumnos en cursos y devolver con mi agradecimiento todo aquello que un día había recibido de mis maestros.

Este proceso natural se ha prolongado durante decenios y a través de la formación se ha creado un verdadero ambiente de montaña patrocinado por la FAM.

Y como era lógico, la misma FAM apostó por combinar de forma dual su inherente promoción deportiva haciendo cohabitar la EAM de los benévolos como gemela de la formación reglada de Técnicos Deportivos Superiores ( Departamento Educación DGA) que habilitará guías de montaña o barrancos para trabajar en el sector del turismo activo, pilar de atracción del turismo pirenaico.

Aragón fue pionero en España de la formación de Técnicos Deportivos Superiores (guías) así como de la formación de rescatadores médicos o enfermeros en los helicópteros GREIM de la Guardia Civil.

En las cenas de la montaña de cada mes de octubre en las que la FAM hacía balance de actividades y algún que otro homenaje, veía y escuchaba a muchos políticos y funcionarios del Gobierno de Aragón ensalzar las virtudes y dinamismo del colectivo montañero. Nunca hubiera podido imaginar que en una Ley del Deporte (16/2018) del Gobierno de Aragón, en el año

2018, se redactara un artículo ( 83.1) en el que se equiparaba en cualificación exigida a los benévolos que siempre hemos sido en los clubs con los Técnicos Deportivos Superiores, que son los profesionales del turismo de aventura.

Con una moratoria de tres años, este artículo obligará a los clubes a contratar guías titulados en el desarrollo de las actividades que hasta ahora veníamos haciendo los monitores voluntarios de la EAM.

¿Hemos de convertir los clubes de montaña en agencias o empresas de guías en las que los socios paguen una tarifa de turista para poder ser conducidos por territorios por los que siempre y sin problemas hemos desarrollado nuestras actividades?.

¿Así se paga el increíble trabajo que la FAM ha realizado en más de cincuenta años de acondicionar y construir refugios, de habilitar y formar médicos de rescate, de lanzar campañas de prevención de accidentes como “ Montañas Seguras” y de sentar las bases de un vector de riqueza fundamental en el PIB de la provincia como es el turismo de aventura en el Pirineo aragonés?

Hemos demandado reuniones con los políticos y con los funcionarios del Gobierno de Aragón sin mucho éxito y querríamos ser escuchados porque la estructura social de los más de doscientos clubs de montaña que formamos la FAM con sus 14000 licencias federativas está en peligro de desaparecer bajo un páramo social sin benévolos en el que este deporte sea comercializado desde escaparates y mostradores previo pago de tasas turísticas para ejercer el derecho, la obligación y la evidente vocación que sentimos de preservar y desarrollar nuestro querido territorio de montaña.

Pedro Solana Murillo, miembro de la Asamblea de la FAM .


Artículos relacionados

Mulleres Agosto 2017

     Domingo 13 de agosto, hoy toca madrugar un poco, que hay excursión, a las 6’30 hemos quedado en el

Forfait para la Estación de Esquí de Piau Engaly

Informamos a todos los socios de Montañeros que para esta temporada 2019-2020 se ha renovado el convenio de Montañeros con

No hay reto imposible para Diego Ballesteros

No hay reto imposible para Diego Ballesteros Para Diego Ballesteros no existen los límites, conocemos ahora su próximo proyecto, un

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies